Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2010

Por los Caminos de mi Valle

Voy imprimiendo mis pasos
por los caminos de mi Valle.
Rodeado de montañas y de sueños
miro al sol danzando en el cielo,
desnudándose, quitándose el ropaje de nubes.
Miro al cielo, un azul puro.
Un ave vuela y lanza un suspiro,
un azulejo camuflado entre la inmensidad
deseando ser uno con ella.

Un riachuelo murmura palabras inteligibles
acerca de ilusiones y de amor.
Susurra un canto a los árboles
y los peces danzan en el agua,
cantan dentro de ella burbujeantes melodias,
le acompañan.

Los verdes campos se extienden
más allá de mi mirada.
La tierra nos ofrece sus frutos
nos permite vivir en un paraíso.
Nos permite vivir en un sueño,
un colorido sueño.
No quiero despertar.


Noche de Navidad

Un dulce aroma inunda el ambiente,
el dulce aroma de la navidad.
El calor de las personas, los murmullos,
los niños jugando y riendo aquí y allá.
Toda la familia reunida esta noche,
esta cálida noche de navidad.
Un brindis por los que están,
otro por los que se fueron.
Un brindis por los que no estarán más.
La música danzando en el aire.
La familia, mi familia, reunida.
Las copas rechinan,
los platos desnudos sobre la mesa.
pronto se encontrarán llenos
de manjares y de alegrías,
de buenos deseos, de esperanzas,
de anhelos y de fantasías.
Abro los ojos y la mesa vacía me devuelve la mirada.
En estos momentos mi familia reunida mira una silla vacía.
Levanto mi copa y hago un brindis por los ausentes,
por todos aquellos que me esperan al otro lado del océano.
No he olvidado la ruta,
solo que no sé cómo regresar.
Mil felicidades para ellos allí,
para todos los reunidos esta cálida noche de navidad.
Quizás, el otro año podamos estar reunidos,
que nuestras copas rechinen y nuestras risas resuene…

De Ella

De ella sé que duerme con un rosario
enredado entre sus dedos para que no escapen sus oraciones.
De ella sé que sus cristalinos ojos enmarcados en sus rizos
reflejan la pureza de su alma.
De ella sé que se esconde bajo las cobijas
de todos los monstruos que la buscan en la noche.
De ella, conozco sus miedos y sus más grandes anhelos
que tiene encerrados en una cajita de cristal,
donde todos pueden verlos.
De ella sé que ahora es madre
y nació para serlo por siempre.

Lluvia Gris

De nada sirve que el arco iris se asome tras la tormenta
si sus colores son solo una escala de grises.


No sirve de nada que el tornado se marche
si se lleva todo aquello que encontró a su paso.

Tu vestido se enredó en la maraña del ayer.
Algunas ramas se escondieron en tu cabello para escapar,
para huir del bosque que les tenía presas.

Hoy ya solo llueve tinta sobre la ciudad
y cae sobre las palabras que escribí ayer.
Los truenos ahogan todo lo que te dije
y se marchan desafiantes, fulminando ilusiones.

Tras la tomenta todo es gris:
los árboles, las calles y las ilusiones.
Ahora los pájaros solo cantan opacas melodías.

Nieve

Blanco sobre blanco,
la nieve sobre tu piel esta noche.
Los susurros del viento arrastran profecías,
silban entre la oscuridad,
entre las tinieblas del pasado.

Tus manos frías y blancas
descienden en copos del cielo.
Desciendes fría, agitada por el viento.
Desciendes en calma,como un fantasma.

No sé qué pensar cuando te miro,
cuando te veo descender como un ángel,
como lágrimas congeladas,
como nubes en miniatura danzando.
La nieve te cubre, te envuelve.

No sé si estás allí o desciendes,
no sé si tus manos están entre las mías
o solo es el blanco que escapa de mis manos,
como granos de arena en el reloj de tiempo.
Las palabras no brotan de mi boca,
mi saliva se congeló
y mis palabras quedaron colgadas en el vacío.

Cuando Éramos Niños

Cuando éramos niños nuestro patio era nuestro campo de batalla.
Nuestros juguetes eran nuestros soldados,
eran nuestros héroes y villanos.

Cualquier experiencia era inolvidable,
cualquier historia irrepetible,
digna de ser contada a las demás generaciones.

Cada juguete nuevo era un tesoro,
el especial del que jamás nos olvidaríamos...
jamás lo haríamos.

Cuando éramos niños
nuestras peleas terminaban en abrazos,
en reconciliaciones especiales.

Cuando fuimos niños
creíamos que podríamos hacer cualquier cosa,
conseguir todo lo que queríamos.

Qué tontos fuimos
cuando éramos niños.
Qué felices fuimos
cuando éramos niños.


La Noche Larga

Tu voz es humo,
tu cuerpo, cenizas.
Al tocarte con mis labios, tu cuerpo se enciende.
Mi aliento pasando a través de ti,
penetrando cada rincón de tu ser.

Es una noche larga y me acompañas,
silenciosa, y etérea,
como un fantasma de la luna.


Abismos de eternidad rondando mi mente,
silencio rodeando mi cordura.
Es una larga noche la que me espera.
Los minutos transitan a lomos un pegaso moribundo.
Las horas son una simple esperanza del final de la noche.


Las manecillas se niegan a moverse,
el reloj muerto mira hacia el infinito.
Parpadeo y el tiempo se ha desplazado hacia atrás.
La noche está muerta, luce pálida.


Una noche más de inútiles pensamientos,
una noche llena de historias confusas
rondando lo imaginario y lo real,
caminando entre las tierras yermas de los sueños,
navegando en la marea de mis ideas.


La noche larga casi llega a su fin.
La luna agonizante se marcha, pálida y fría.
Los rumores del mundo empiezan a dejar oir sus voces,
las manecillas despiertan, no estaban muertas.

El tiempo reaparece con l…

Copenhague en Otoño

Si alguna ciudad me ha encantado desde que la conocí, ha sido la preciosa capital de Dinamarca, Copenhague. Tengo que admitir que cada ciudad tiene lo suyo, que son preciosas Bogotá y Madrid, como dos joyas. Pero Copenhague encierra muchas de las cosas que me parecen agradables en una ciudad. Un ambiente tranquilo, las calles sin tantos coches, muchas bicicletas. No hay muchos edificios y la gente transita sin prisas. Llegué en mi primera visita a Copenhague en el otoño de 2008. Tras un viaje de tres horas, pasé a visitar a una de mis grandes amigas de mi infancia, Karin. Llegué casi a las tres de la tarde y el sol ya se estaba ocultando. La última vez que nos habíamos visto había sido en Colombia hacía casi siete años. Uno nunca sabe cómo puede cambiar una persona en el transcurso de ese tiempo. Nos encontramos en el aeropuerto y al saludarla supe que a pesar de que había pasado mucho tiempo no habíamos cambiado tanto, seguíamos siendo parte de lo mismo. Con los buenos amigos pueden …

Brisas de Mallorca

Escuché un sonido...
le pedí las alas al viento
y volé.
En la noche escuché susurros de mi vida.
Volé,
como nunca antes había volado en mi existencia
y vi
las estrellas bajo mi ser.
A mis pies brillaban anhelantes,
nadando en el océano.
Constelaciones sumergidas
iluminando la noche llena de susurros,
llena de secretos.

Por la playa de Mallorca
he caminado flotando sobre sus arenas,
escuchando lo que me dice el mar,
dejando mis huellas al andar.

Allí los astros hacen una fiesta
y yo le robo un beso a la luna.
Danzo con ellos
y me confundo, me creen uno más
me invitan a las alturas.

El día aparece,
las estrellas se desvanecen con la luna.
La noche le da la bienvenida al sol
y el astro rey me muestra el lugar donde estoy,
un paraiso aparece ante mis ojos.

Mallorca, lugar
donde el cielo desciende por un instante,
donde el tiempo encuentra su destino
descansando sobre la arena.

Agonía

Las mariposas en mi estómago agonizan, revolotean buscando cómo salir. Pronto todas estarán muertas. Ellas pronto dejarán de sufrir pero mi destino se irá a tierras inciertas.
Cuando pienso en cómo acabaron las cosas me pregunto qué pasó de malo entre los dos. Hace tiempo que nuestras vidas se separaron y el silencio que me ofrece ahora tu dulce voz es suficiente para ver que los sueños terminaron.
Espero que tu vida sea llena de prosperidad, la mía aún estoy intentado rescatarla. Por un mundo lleno de oscuridad mis días vagan en el camino buscando la esperanza de encontrar algo que mis desdichas deshaga.

Los Montes de la Vida

En los montes de la vida hoy espero poder apreciar el final de mi camino, pero la niebla del futuro mantiene oculto eso más allá que depara mi destino y solo veo entre la bruma el tumulto.
Esta tarde he hecho un alto en mi camino para poder apreciar mi futuro y mi pasado. Ambos caminos, del que vengo y al que voy me muestran que el mundo, con su aguijón me ha rozado y que el momento más tranquilo puede ser hoy.
El pasado lo veo rodeado de riscos pero con muchas flores a su alrededor. El futuro me deja ver solo un corto tramo y más adelante un estrecho corredor desde el cual mi camino haré con lo que amo.
Mi tiempo acabó en los montes de la vida, y mi travesía debo entonces retomar. Si en algún momento me resbalo o me pierdo buscaré nuevas rutas con mi lento andar mientras mis anhelos y mis sueños conservo.

Laberinto

No existe ningún otro sitio a donde ir.
Los caminos en este laberinto me llevaron a este rincón,
a este desolado paraje donde la soledad abunda,
donde las manecillas del reloj están quietas.
El viento solo suspira.

Mi corazón late,es lo único que me acompaña en kilómetros.
Ya no tengo más a dónde ir.
No puedo recorrer los viejos caminos por los que me perdí.
Llevo siglos perdido en este laberinto,
llevo caminando confundido entre el ayer y el hoy.

El cielo es rojizo
pero no se si amanece o anochece,
no sé si el sol se asoma o se oculta.

Bajo este cielo lluvioso te espero,
pero ya no te espero en verdad.
Solo deseo que lo que ha ocurrido no sea,
que los sueños cambien la rotación de la tierra,
que no esté perdido en este laberinto de caminos perdidos.


El Día Interminable

El sol se filtró aquella mañana de viernes por la ventana sin ser invitado. Abrió mis párpados y entró gritando por mis retinas. No podía levantarme de la cama, era como si me hubiesen dado una paliza y después me hubieran tirado allí la noche anterior. Mis ojos se negaban a abrirse. Mis músculos deseaban seguir descansando por lo menos unas semanas más. Aquel día viajaba de regreso a mi hogar, con mi familia, para compartir con ellos unos algunas semanas de descanso.
No creo en los agüeros, es de mala suerte, pero parece que una parte de mí temía embarcarse aquel viernes trece en un viaje durante el cual atravesaría el Océano Atlántico.Sin embargo, un vacío empezó a formarse en mi estómago. Al comienzo pensé que un agujero negro se había mudado a él -eso explicaría aquel apetito insaciable que en ocasiones me acompaña-, aunque eso no explicaría el por qué sigo subiendo de peso.

Terminar de acomodar las cosas en una sola maleta no fue tan complicado como lo había pensado en un princip…

Réquiem

Tu aliento me abadonó. Tu sonrisa, tus ojos se marcharon.
Recuerdos en mi mente, viajo a ellos para volver a verte, para abrazarte y no dejarte ir nunca, para evitar que el destino te aleje de mis besos... pero ya estás muy lejos.
Extrañaré tu voz pero tu calor vive en mí. Una parte de ti se quedó conmigo pero una parte de mí se fue contigo.
El momento del adiós siempre es incierto pero el separarnos es inevitable.
Quisiera haberte dicho adiós, quisiera haberte abrazado y no dejado marchar jamás. Pero te marchaste, ocultándote en la niebla, te fuiste a donde no pude seguirte.
Escuché tus pasos perderse en la distancia y mi garganta se quebró en miles. Mis pasos se quedaron solos. Entre las sombras mis lágrimas caen como una tormenta en mi alma.
Tu aliento me abadonó. Tu sonrisa, tus ojos se marcharon.

Otoño

El sol se marcha a su exilio
y el frío empieza a invadir mi mundo gris.
Los árboles se desnudan impertinentes
y mi cuerpo se sacude con el viento.

Ha llegado el otoño
y mis lágrimas nuevamente se congelan.
Mi corazón reposa frío en su tumba,
cuando los vientos soplan en mi contra.
Pero es otoño, y el calor de mi vida aún no se marcha.
Así mis sueños e ilusiones se hayan ido,
así mi corazón repose frío en su tumba.

Ayer el verano nos mostró su rostro desafiante,
hoy solo quedan vestigios de su calor.
Ayer el sol se movía en el cielo, descarado
y hoy lleno de vergüenza tras las nubes se oculta.

Ha llegado el otoño
y del verano no queda el más leve recuerdo.
El frío invierno nos espera en breve,
los dulces sueños ya no invaden mis noches
y mi corazón reposa frío en su tumba.

Viernes Suicida

Los castillos de hielo que algunos construimos son fuertes por fuera, por dentro son fríos, pero solo hace falta un poco de calor para echarlos abajo. Tristemente debo admitir que la situación que me ocurrió en vida se debe a algo así. Si mal no recuerdo, desde que tenía conciencia había empezado a crearlo, echando ladrillos sobre esa construcción, sintiendo que lo deseaba más grande, más fuerte, mas cerrado. Sus muros me permitían ver hacia afuera, pero todo se veía deformado, como imitaciones de las cosas del mundo real. Extrañas y ridículas figuras aparecían delante de mí haciendo que me refugiara en los lugares más oscuros y recónditos de aquel lugar.

Las mañanas eran frías, y las noches lo eran aún más. El sol trataba de traspasar los gruesos muros, generando así solo un leve resplandor dentro del castillo. Allí sentía que podía vivir toda la eternidad, como si el tiempo no fuese importante allí adentro.

Con el tiempo muchos trataron de tirarlo abajo, con sus ataques destructores …

Versos sin Nombre

Escribo estos versos sin nombre para recordar tu belleza. Escribo estos versos extraños para remembrar mi certeza.
Lo más valioso has sido tú, con tu efímera travesía por mi vida. Desde que te conocí agonizo esperando llenar mi rutina vacía.
Eres lo más precioso que ha pasado. Lo que mis sentidos recuerdan con anhelo. Mis manos, mis ojos, mi boca están esperando que se les quite el velo que por mucho tiempo puesto tendrán.
Recuerdo tus ojos y río sin parar, recuerdo tus manos y escucho tu calor. Ansío ver tus labios para poderlos besar, espero oír tu voz para hallar el valor de poder decirte lo que te quiero contar.
Mis noches encuentran eco en la eternidad. Mis días llenos de soledad se encuentran. Espero que algún día te pueda hallar y después de eso tranquilo me puedo marchar recordando mi efímera existencia.
Todo esto es solo una ilusión: el tiempo nuestros cuerpos marchitará. Las palabras el tiempo no podrá acabar pero las cenizas un libro hallarán y la lectura de éste jamás realizarán.
Solo el futuro es el…

En el momento indicado

Me gusta contemplarte. Ver tus ojos, tus labios. Sentir tu respiración y los latidos de tu corazón.
Me gusta recordar tu sonrisa, aquella que me acompaña en mi mente. Me gusta pensar en tu rostro, siempre en armonía, como las notas de una deliciosa melodía.
Ocurriste justo cuando debías hacerlo. En el momento indicado, en el minuto señalado por las arenas del reloj. Sucediste en el lugar exacto, en donde el mapa mostraba como el sitio apropiado.
Todo fue perfecto... ojalá me hubiese ocurrido a mí.

A Través de la Ventana de un Autobús

El cielo se empezó a teñir de rosa y el frío empezó a abandonar las calles. El pequeño Jaime asomó su nariz desde la puerta de su casa y acto seguido salió al exterior. Un frío recorrió su cuerpo y le hizo temblar. Abandonar aquel refugio y salir a la aventura era una experiencia nueva para él. Por primera vez salía a un largo viaje y aún el sol no había salido esa mañana de primavera a acompañarlo. Cuando su cuerpo se acostumbró al frío del exterior, Jaime empezó a correr como si su vida dependiera de ello. Tenía prisa en llegar a su destino, no quería retrasarse.Un par de manzanas más allá estaba la parada de autobús. Al llegar allí encontró a otro niño que miraba distraídamente hacia el cielo. El pequeño que miraba hacia arriba tenía el cabello castaño y ondulado, y era de piel trigueña, un contraste con Jaime que tenía el cabello rubio y liso, y la piel blanca. Cada vez había más luz. Jaime le sonrió y acto seguido le extendió la mano:- Hola. Mi nombre es Jaime.- Hola. Mi nombre e…

Lo que pudo ser

Lo que pudo ser y no fue es un segundo perdido entre las manecillas de un reloj, es una gota de miel entre el océano.
Lo que pudo ser y no fue es la sal en el fondo de mis lágrimas y el retazo de alma flotando entre mi corazón. Es la bruma saltando en mis recuerdos.
Lo que pudo ser es una corta noche, cuando la luna eclipsa al sol, un instante en medio de la nada.
Lo que fue y no pudo ser es un recuerdo en la maraña de mi mente, una habitación cerrada a cal y canto, un sueño hecho polvo en un reloj de arena.

Vida

Tan efímero es nuestro paso por el mundo, tan breve como el parpadeo de un ángel. El instante nos separa del mañana, del futuro, del destino, del porvenir.
Nuestros sueños saltan entre esos dos mundos, entre el ahora y el después. Parpadeo y los átomos agonizan delante de mis ojos.
En un suspiro los universos desaparecen, los soles se desvanecen y los planetas nacen. Cuando doy un paso, las orugas se convierten en mariposas y las hormigas detienen su camino.
Solo importa este instante, este fragmento del ahora.



Inútil

No tengo nada que ofrecerle al mundo. Con mis manos vacías recorro la oscuridad. Descalzo, mis pies sienten el frio suelo. Ayer quería alcanzar las estrellas con mis dedos, hoy solo una fría tumba espera mis horas.
Un trueno ilumina por instante mi vida. Un instante, como el fragmento del tiempo que soy. Caminando en medio del silencio, mis horas consumo. Los sueños quedaron atrás de mis pasos hace eones, mis ojos enfocan la soledad frente a mí.
No existe nada más... solo un remedo de vida, una parodia de existencia. Solo un gasto innecesario de aire, un espacio desperdiciado.
Soy solo un mal sueño del que todos quisieran despertar, soy solo el desperdicio de carne que camina sin cesar. Nadie me ha dicho que estoy muerto, pero me enteraré pronto, como todos lo haremos, y tomemos el viaje como llegamos... con las manos vacías, en la oscuridad, esperando ver la luz al final del camino.

Bajo la Sombra del Miedo

Se dice por ahí que hay que tenerle miedo al miedo. En mi caso, odio al miedo y sin embargo convivo con él a diario. Me da rabia el poder que el miedo ha tenido sobre la humanidad, cómo ha manipulado el rumbo de la civilización. Siempre con un estandarte diferente, el miedo aparece como una herramienta para la implantación de ideas. Veo la época medieval y el miedo que se puso sobre la ciencia. Grandes pensadores y científicos quemados o amenazados, grandes ideas que quedaron encerradas en el olvido. Cuando Dios no fue suficiente para hacer temblar a la humanidad, aparecieron otras cosas: el SIDA y el calentamiento global, con los cuales ya no es necesario ser un creyente para que te afecten sus consecuencias. La guerra también se convirtió en otra forma de miedo, la amenaza de una guerra, de destrucción y muerte. Veo imperios formados por el miedo, personas que no abandonan a sus parejas por temor. Hay miedo a una guerra nuclear o a perder un empleo. La religión también logra lo suyo. E…

Mi Sol

Trato de recordar dónde te ví por primera vez. Si fue cuando caminaba bajo la lluvia, si te vi tras ese hermoso atardecer.
No sé si la primera vez te vi coronada por un arcoiris, o si te aprecié durmiendo entre las nubes. No sé si te vi flotando sobre las olas del mar o si te vi nadando en las salvajes aguas de un río.
Quizás haya sido esa mañana que te vi, alimentando a las rosas con tu aroma. Tal vez fue rodeada de verde en la cima de una montaña, como sosteniendo al cielo con tus manos.
Es posible que te haya visto dibujada en la luna, o en constelaciones errantes en el cielo. Podría ser que te vi escondiéndote tras la niebla, o saltando del cielo como una estrella fugaz.
O quizás te vi una noche detrás de la cortina de mis sueños, envuelta por mi imaginación, desprendiendo fantasía.


Despertares

Me gusta verte despertar
con tu aliento de rosas,
como si hubieras dormido sobre las nubes
y hubieras descendido como una pluma.

Despertarme y verte dormida
fue como despertarme dos veces,
como abandonar el sueño más hermoso
y encontrarlo a mi lado.

El sol aún duerme
y la luna cansada se ve abandonar la noche.
El rosado de tu piel se confunde con el cielo
como si fueses un camaleón de las horas.

Quisiera perpetuar este instante,
verte dormida es el placer hecho momento.
Como acariciar las nubes,
como besar la noche,
como velar por tus sueños
en las noches en las que nada podrá molestarte
mientras yo me encuentre a tu lado.


Sábado

El cielo azul libre de nubes,
la tarde más increible y espectacular.
Un sol que me calienta y alimenta mi alma,
el cielo al que no temo que pueda quemar,
un sábado que deseaba que llegara en calma.

El mundo se ve desde otra perspectiva.
Sábado, día en que la magia del mundo le da por escapar.
La noche es mágica y llena de estrellas,
en una velada en la que todo puede pasar,
la luna se ve tranquila e ilumina el cielo y la tierra.

Sábado lleno de hermosas maravillas,
la más grande es sentir que aún respiramos
y que podemos realizar lo que nos proponemos,
aquello que con tantas ganas deseamos
en el sexto día que en la semana tenemos.

Espero no olvidar estos sábados maravillosos
llenos de tranquilidad, llenos de energia.
Estando en él me siento completo,
se llena mi alma con inmensa alegría
y estoy dispuesto a asumir cualquier reto.

Cuando finalmente este sábado parte,
en el momento que se marcha para no volver,
mi corazón se entristece pero después recuerda
que en una semana en la que el…

Saliendo del Librero

Fué muy difícil admitirlo, pero uno es lo que es. He negado mi naturaleza, he permitido encerrar mis deseos en un cuarto oscuro durante mucho tiempo. Desde hacía mucho lo sospechaba, hubo varias señales relacionadas con esto. Desde niño, cuando prefería hacer cosas un poco diferentes a los demás chicos. Mi mente seguía creando historias, navegando en el universo de los sueños, viviendo en mundos fantásticos. Después ocurrió el colegio. Alguna vez dije en casa: "Quiero ser escritor" y lo tomaron como una locura pasajera, como algo de la edad que ya pasaría.
Y entonces, sin previo aviso, una historia se me escapó de las manos y fue a parar a un concurso en mi pequeño pueblo. Y estuve entre los ganadores. Sin embargo, el fantasma de lo poco próspera que podría ser la vida de escritor flotaba sobre mi cabeza.
Un buen día salí de mi pueblo y me fuí a Bogotá a estudiar en la universidad. Allí tuve contacto con otras cosas, algunas nuevas influencias rozaron mi mente y me llenaron co…

Mujer

Hace mucho tiempo
las estrellas dibujaron su nombre
y el tiempo empezó a correr.
La belleza empezó a danzar,
a tomar forma de un bello ser.

Girando entre la multitud de la nada
los colores aparecieron.
El rojo se convirtió en sus labios
y el blanco tomó forma en su sonrisa
y su cabello, la oscuridad presente.

El caos lo reinó todo a su alrededor,
creó con astucia su alma pura.
La música apareció de repente
llenó de acordes el universo
y llenó su voz de dulzura.

El tiempo llegó girando
y la rodeó con deseos.
Le dio el don de hermosearse
con cada ciclo lunar,
con cada día, con cada lluvia.
Con cada lágrima, con cada gota de sudor.

Finalmente las palabras la bautizaron,
cayeron como un río y bañaron su piel,
la llenaron con su magia.
Le dieron el nombre con el que el mundo las amaría:
MUJER


Binario

El mundo encerrado dentro de lo binario,
dentro de la paridad...
Dentro de los ceros y los unos,
de los sueños y de la fantasía,
del hombre y de la mujer,
del bien y del mal,
del día y de la noche.

Somos opuestos y nos complementamos,
somos una parte de lo que falta al otro.
Pero no podemos completarnos totalmente,
porque como cuando ocurre un eclipse,
cuando el sol y la luna se abrazan,
lo completo termina siendo lo incompleto...
Y nuestros mundos opuestos nos llaman
y nos invitan a ser uno con ellos.
Pero tu ser me invita a ser uno contigo...
una parte de lo que falta al otro.
Dentro de la vida y de la muerte,
del amor y del odio,
de la alegría y la tristeza,
del sol y la luna,
de mi cuerpo y del tuyo.

Como Ayer

Quiero que me recuerdes joven,
quiero que al regresar a tus memorias me encuentres
como ayer.

Yo siempre te recordaré así como cuando te conocí,
radiante de energía como el sol de verano,
cálida, llena sueños.
Caminando a tu lado la suerte me acompañaba,
las montañas abrían paso a tu belleza.

Te recordaré como eras,
hermosa como un sueño de primavera,
como una flor nadando en las aguas del placer,
como una fuente de miel brotando de las entrañas de mi alma.

Quiero que me recuerdes como ayer.
Yo solo te puedo recordar como ayer,
cuando estuve vivo.