Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2011

Alborada

Al salir el sol por el horizonte
me pregunto qué será de tu vida.
¿Hace cuánto tiempo dejé de verte?
¿Mi corazón ya de ti se olvida?
¿En cuánto tiempo nos espera la muerte?


Nunca fuiste mía y nunca lo serás,
mis manos nunca tomarán las tuyas.
Mis versos simplemente pasarán y se irán
y muy posiblemente despues intuyas
que mis palabras de amor siempre para ti serán.


Anhelo sentir un beso de tus labios rojos,
sueño con verte entre mis brazos un día.
Extraño mirarte y tocarte con mi mirada.
Deseo calmar mis ansias de sentirte todavía,
de respirar tu aliento tibio en medio de la nada.


Quizá algún día puedas ver en mí un amante,
a un amigo, a un hermano, a un amor.
Tal vez en un momento sientas todo lo que siento
pero mientras tanto me quedo solo con mi dolor,
con mis palabras y frases con sentimiento.

Quizás

Quizás mañana el sol salga más brillante
y las nubes blancas adornen el cielo
jugando a ser una figura o un momento. Quizás las rosas rojas deleiten nuestros sentidos y el verde se extienda hasta donde nuestros ojos alcancen.
Quizás haya un arcoíris a donde miremos
y se refleje en los ojos llenos de esperanza.
Quizás mañana los sueños estén tocando a nuestra puerta
y empiecen a corretear por la casa con sus pies mojados.
Quizás espero mucho de la vida.

Lluvia y Tempestad

Lloviendo, el cielo canta con voz de riachuelo,
las gotas traviesas se deslizan por la ventana.
un océano improvisado en la calle.
Los barquitos de papel inician la batalla.

Tus cabellos me recuerdan el viento salvaje,
los remolinos que se llevan todo a su paso.
Los relámpagos brillan en tus ojos
iluminando con destellos el ocaso.


Eres lluvia y eres tempestad, eres salvaje y eres calma,
eres sueño y eres realidad.
eres ocaso y eres alba.


Suspiros golpean a tu puerta. Sé que te encuentras allí, del otro lado.
Quisiera sentir tu lluvia y tu tempestad
pero la puerta nos mantiene aislados.

Latidos del Tiempo

Tictac, los relojes avanzan.
Silenciosa su marcha,
son pasos que llevan a la tumba.

Suena el paso del tiempo:
Los segundos arrastrando sus pies moribundos,
es el único sonido en estas horas muertas.
El universo ha enmudecido en el génesis del día.

Cuento los latidos del tiempo,
son sesenta los pasos que me llevan al mismo punto.
Avanzo en círculos en medio del infinito.

Las agujas se desafían en una carrera.
La pequeña llega de última,
pero terminan en el mismo punto al final del día.

Un suspiro que demora un segundo,
o dura quizás un poco más.
Al final no importa mucho cuánto se mantiene,
porque nuestro tiempo ya pasó.
Tictac.