Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2013

Mi Universo Perfecto

Hoy quisiera reposar sobre tus brazos,
olvidarme del mundo que se empeña en arañar mis esperanzas.
Hoy solo quisiera suspirar por ti
y que aparecieses en medio de la bruma del futuro.

Hoy déjame soñar entre tus caricias.
Dejarme caer sobre tu piel desnuda,
lejos del ruido de los autos y de las oficinas,
lejos de las mentiras y las malas voluntades.

Solo hoy permíteme ser acariciado por tus labios.
Ellos, todos llenos de tentación y de deseo.
Poder escapar en medio de tus susurros al placer,
recorrido por la inminente perdición.

Refugiado en ti,
deseo huir solo por hoy de mi realidad,
escapar durante un momento al sitio donde solo tú existes.
Solo tú, mi universo perfecto.


Lágrimas de tinta

En la ribera del tiempo,
en un lugar entre un segundo y otro,
un hombre ve, cansado, su reloj de tinta.

Preocupado, con su rostro dibujado entre arrugas,
solo piensa en lo que queda en sus venas.
En aquello que dibujó con palabras,
en aquellos sentimientos convertidos en frases.

Ayer gastó su tinta en palabras y manchas
y ahora mira hacia el fondo del pasado
donde queda lo que compartió y lo que no,
ahora es poca y no se desperdicia.

Ahora hay lágrimas, lágrimas negras
y lo que escribe ya no se remarca con la energía del pasado.
En algún momento ya no podrá escribir más
y solo dejará el papel marcado, ausente de tinta.

En algún instante su reloj terminará de fluir
y el final de sus palabras llegará.
Solo espera poder terminar de decir aquello que quiso
y que esperó mucho tiempo para escribir.

Oscuridad

Aquí estoy, al margen de tu existencia,
mirando a través de la tormenta.
Soñando con la luz del sol,
con tus ojos reflejando mi mirada.

Aquí, en medio de la noche,
del sitio donde la oscuridad reina
y la ausencia de tu luz invade lo que me rodea.
Aquí mismo, en medio de la turbia compañía del vacío.

No hay luz de luna ni estrellas en el cielo,
solo un frío que penetra hasta los huesos.
Uno que me recuerda lo lejano que está tu calor,
lo remoto que se encuentra el sueño de tu cercanía.

Más distante de ti con cada segundo
y tu recuerdo, que se vuelve más turbio en mi memoria.
Mi verdadera soledad no es que te halles lejos esta noche
sino que tu imagen se esfume de mi pasado,
como si hubiera estado esperando un momento para desvanecerse.

Promesas en el Viento

Solo una noche,
bajo el frío manto de las nubes,
con las estrellas respirando su gélido aliento
y la luna mirando indiferente.

Solo esa noche.
El viento silbando palabras entre rendijas,
arrastrando las promesas que existieron ayer
y que hoy solo hacen parte del invierno que danza en la oscuridad.

Una noche,
cuando los rumores se vuelven realidades.
Cuando el sol temeroso huye de la mañana
y la luz se esconde tras la bruma
y los cantos de las aves tras el viento matutino.

Un corazón sigue latiendo,
sobreviviendo al gélido aliento de las noches,
al frío invencible del pasado.
Sigo escuchando las promesas en el viento,
en una noche de invierno que derrotó al sol
y que venció sobre el cálido beso del ayer.
Sigo despierto, esperando el calor.
Sigo aquí, luchando entre tinieblas.
Solo sobrevive un poco de fuego en mi interior,
suficiente para desatar el incendio.