Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2011

Ojalá

Ojalá todo fuera más sencillo.
En mi cabeza, un océano de confusión golpea las costas de mi cordura.
Una esperanza entre el quizás y el nunca.

Un suspiro que parece un sollozo,
una risa que parece llanto.
Todo es diferente.
Todo es extraño.

No sé qué hacer,
no sé si acercarme o alejarme,
si permitir que mis sueños puedan aparecerse en mi mente
o borrar lo inconcluso en medio de la confusión.

Relojes muestran el tiempo que ya pasó
y todo lo que ha acontecido...
¿Qué define mis sueños?


Eleonora

-Disculpa, pero tienes un acento muy bonito. ¿De dónde es? La voz temblorosa de Juan se dejó escuchar en aquella frontera a lo desconocido. Desde la primera vez que la había visto, había deseado acercarse a ella. La había escuchado cientos de veces en la cafetería, donde se había deleitado con el acento que se desprendía de sus labios. Ahora, finalmente, se había decidido a hablarle. Habían coincidido en una acera, caminaban uno al lado del otro, cuando Juan se había animado a tratar de entablar una conversación con ella. Supuso que era un buen momento. Ella tenía los ojos, sus ojos verdes, abiertos como platos, mirándolo fijamente. Ambos continuaban caminando. Ella, de una forma muy seca, le dijo: -¡Pero si nunca hemos hablado! -Lo sé… pero no he podido evitar escucharte en la cafetería. ¿De dónde es? El acento. -De Rumania. -¿Y cómo te llamas? -Eleonora. Juan no había conocido a nadie que se llamara así antes. Ahora, caminando junto a ella, se sentía completo. Su abuela hacía mucho tiempo l…

Quisiera

Quisiera robar tu voz
y entregársela al viento para que endulce al universo.
Quisiera sacar un destello de tus ojos
y colgarlo en el cielo para que ilumine mis noches.
Quisiera quedarme con un poco de tu aliento
y utilizarlo para impulsar la nave de mis sueños.
Quisiera quitarte unos minutos de tu tiempo
y hacer con ellos un reloj a tu hermosura.
Quisiera desprender algo del brillo de tu sonrisa
y hacer un faro que guíe a los barcos extraviados.
En medio de esta noche, en la costa, en este faro, te recuerdo.
Veo un barco a lo lejos y al cielo estrellado
y me pregunto si estarás pensando en mí
porque yo no dejo de pensar en ti.

Rosa Blanca

Desde que te vi, mis ojos no han podido olvidar tu rostro y tu figura. Tu sonrisa tan traviesa me provoca, tu mirada toda llena de dulzura me antojan y sugieren besar esa boca.
Tu piel blanca como la nieve y el río de petróleo de tus cabellos que como una cascada sobre tus hombros descienden. Yo desearía enredarme por siempre en ellos y olvidarme del mundo que me pretende.
Eres una rosa blanca con pétalos de luz que ilumina todo a su alrededor. No te busco, pero hallarte es imposible. Me confieso como el eterno adorador de esa energía que te rodea, intangible y que mi corazón carga como una cruz.