Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2013

Bella

Ella es bella así, por naturaleza,
con su andar despreocupado y su cabello hecho de las nubes de la noche.
Cuando camina, el universo contiene el aliento
y el sol se enorgullece de brillar intensamente en sus ojos.

Ella, así de fuerte y de frágil a la vez,
hecha con retazos de estrellas, con ilusiones, con amor.
Aquella que con una sonrisa puede cambiar el futuro.
Ella es una sinfonía hecha piel, dos soles hechos ojos
y el cielo estrellado convertido en una sonrisa.

Su naturaleza es ser bella por siempre.
Su esencia, inalterable en el tiempo,
y su existencia convirtiéndose en excusa para la mía.
Ella es la belleza convertida en mujer,
y su voz, inundando el silencio como la más preciosa melodía.
Ella es bella y no importa nada más.

El Invierno Mudo

Ya no ríes ni lloras,
eres distante, te pierdes entre el recuerdo.
Desorientada entre un segundo y otro,
entre el frío susurro de la noche y el latido de la luna.

No puedo escucharte.
Es un silencio que duele en mis tímpanos,
inundados de otros que no me interesan.

Parpadeo, aunque todo se mantiene congelado en mi retina.
Un frío recorre mi espalda y todo está perdido en el instante.
Quieto, como en medio del delirio del tiempo.
Silencioso, encerrado entre los ecos de lo que parecía ser.

Te veo pero pareces no estar.
Me miras como si fuera un fantasma del ayer,
como si pudieras ver a través de mí aquello que está más allá,
aquello remoto entre la quietud de las horas.

Y allí quedé, mudo.
Esperando algo que jamás llegaría.
Algo que quizás pudo existir en el pasado
pero que el frío invierno de la distancia congeló para siempre.