Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2011

Cumpleaños

Hoy cumples un año más en tu historia
y del camino recorrido queda el recuerdo,
de tu tiempo vivido queda la experiencia
y con tu rápido andar yo atrás quedo y me pierdo
esperando mantener mi mirada en tu existencia.

Felicitaciones por otro año más de vida.
El aniversario en que una estrella cayó del cielo
y los ángeles la cuidan desde sus lugares.
Espero que cumplas muchos, es mi anhelo
con tu sonrisa que inspira grandes cantares.

Felicidades hoy, mañana y siempre
el motivo es festejar otro año en este mundo.
Un fragmento de luna que se extravió
vino a parar en su destino vagabundo
y en una niña tierna y dulce se convirtió.


Déjame

Déjame atarme a tu pasado,
a tu presente, a tu futuro.
Déjame sentirte con las mañanas,
como la brisa se filtra en mi ventana.
Sueña conmigo esta noche
que yo guardaré tus noches etéreas.
Toma mi mano, siente mi piel
que yo estaré para apoyarte allí.
Siente mi corazón,
se acelera al verte conmigo.
Respira mi aliento
que yo guardaré uno de tus suspiros.
Acércate un poco más,
déjame sentirte, tibia y alegre.
Déjame sentir tus labios
cerca, muy cerca.
Siente mis abrazos,
yo recordaré uno de ellos.
Déjame ver tu sonrisa,
déjame deslumbrarme por ella.
Permíteme tomar tus manos,
déjame sentirte, tibia y alegre.
déjame sentir tu piel
cerca, muy cerca.
Sueña conmigo en las noches etéreas
que guardaré cada uno de tus suspiros.
Deslúmbrame con tu sonrisa y con tus labios
cerca, más cerca.

Solo Esta Noche

Solo nos queda esta noche,
solo nos queda el vestigio de los minutos.
Los restos de una vida encerrados en la oscuridad,
bajo el cobijo de las estrellas moribundas.
Solo nos queda esta noche,
bajo el resguardo de las sombras
encerrados tú y yo en medio del instante,
dándole un beso a un recuerdo del pasado.
No hay nada más allá de esta noche,
de los minutos en una carrera por llegar al amanecer,
de nuestros cuerpos enredados entre el ahora y el jamás.
Nuestros sueños convertidos en cenizas al salir el sol.
Nos quedan estos últimos minutos,
mañana habremos desaparecido con el tiempo,
seremos el recuerdo de lo que alguna vez fue bello,
como la rosa aguardando paciente, encerrada en aquel libro.
Al salir el sol seremos solo un recuerdo,
la sombra de la luna sobre las manecillas.
Un beso olvidado en la mesita de noche,
un suspiro guardado bajo las cobijas.
No nos queda nada más.
Ni el recuerdo de un beso perdido en el ayer,
ni el silencioso momento cuando todo terminó.
No queda nada después de…

No

No sé
dónde terminan los sueños y comienzas tú,
dónde fenece tu aliento y nace mi suspiro,
dónde finaliza el arcoíris e inician tus ojos.


No entiendo
cómo puede el tiempo transcurrir sin tu risa,
ni cómo la luna puede reflejarse en tus ojos.
Como si una diosa pudiera verse reflejada en otra.
No puedo
recordar tu rostro sin dejar sonreir,
sin perderme en aquella sonrisa infinita,
entre aquel cabello que te rodea.
No quiero
dejar de verte un segundo más,
ni dejar de enceguecerme por la luz que emana de tu alma,
y que se refleja en  tu rostro inmaculado.

Cielo

El tiempo se hace más lento desde que estoy lejos de tu existencia. Te has marchado y me has dejado abandonado, has dejado que se desangre mi esencia en este monte de lágrimas desolado.
Te oigo reír y deseo llorar. Veo tus ojos brillando como estrellas. Los míos dejaron de centellear cuando cayeron del cielo, cuando como estrellas fugaces cayeron bellas, recorrieron su camino como bolas de fuego y después con mucha fuerza golpearon al mundo real.
Aún veo tu silueta recortada en la noche, veo al cielo con la hermosa luna perenne, ella tiene tu rostro y tu belleza dibujados. Dios debió haberte bajado del cielo que tiene, lo compruebo por los cometas enredados en la larga cabellera que luces con derroche.
Cuando amanece, el sol me recuerda tu sonrisa capaz de iluminar lo más distante, mostrando al mundo como realmente es enredándome con su calor vibrante compadeciéndose de mi absurda estupidez sólo recordando tu aliento con la brisa.
Las nubes me recuerdan los problemas esos que distanciaron nuestros caminos, un…