Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2011

Hiedra

Una hiedra trepando el muro,
no conozco de fronteras,
tengo raíces, no las olvido.
Trepo los muros,
los que alrededor de mí crean,
con los que me tratan de encerrar.
No soy de aquí, no soy de allá.
Soy de algún lugar entre el antes y el ahora.
Soy un poco de aquí, soy un poco de allá.

Tengo sueños a este lado,
tengo ilusiones al otro.
La hiedra quiere derribar los muros,
quiere que los sueños sin fronteras se miren a los ojos,
quiere enredarse en ambos mundos.


Al Amanecer

Al amanecer
los recuerdos se asoman tras el horizonte.
El sol tiñe de rosa el cielo
y mis memorias...
Recordando tus salvajes cabellos,
mi mente se enreda en tus rizos
y se deslumbra con tu brillante sonrisa.
Un viaje al pasado,
cuando el sol saluda al mundo.
Una mañana saturada de remembranzas
y tu cuerpo oscila en mis recuerdos.
Se distorsiona con el tiempo,
moviéndose como una serpiente
en mis pensamientos.

Reloj Roto

He aprendido a vivir de las ilusiones vacías,
de los retazos de alegría de los otros.
Alimentado con la esperanza de lo improbable,
soñando con la bondad de mi destino.

Desayuno un poco de entusiasmo
y en la noche hago un brindis por los sueños rotos.
El reloj continúa, implacable.
Y el plato siempre vacío me mira con lástima.

Un día más que transcurre igual,
esperando que algo me saque de la rutina.
El mismo reloj, los mismos minutos gastados,
el mismo aire viciado.

Hoy pudo haber sido ayer,
o pudo haber sido tantos otros días de mi vida.
Quisiera verte hoy una vez más
pero al final solo vería el reflejo de mi pasado.

Reina del Bosque

Embrujado por tus ojos,
hipnotizado por tu presencia.
Descansando bajo los árboles,
cubiertos por la noche despejada,
como un velo sobre tu cabeza.
Una reina coronada con la luna,
con una capa de estrellas cubriendo su belleza.
Como una telaraña
tus cabellos atrapan todo a su alrededor,
capturan mi atención y me hacen prisionero.
Como una poderosa cadena
me arrastra a las profundidades de tu alma. 
Una reina sobre una alfombra de hojas,
sentada en un trono de madera.
Una mina se esconde tras tus labios
joyas deslumbrantes habitan en tu boca,
la luna reflejada en ellas.
En medio de los árboles como torres,
como un reino perdido entre mis recuerdos.
Una reina prisionera de mis pensamientos,
rodeada y cubierta por su reino.

Éxtasis

Consigo retazos de palabras,
de frases, de sentimientos.
Y entonces te veo tras el velo de mis recuerdos
que ondeando, me esconde el pasado que ocurrió
y el que no ocurrió.
Y bajo ese manto las palabras se alinean,
se eclipsan, se aman.
Todas son para ti.
Tu imagen aparece en mi mente
como una profecía hecha vida,
como verbo hecho carne.
Y bajo los recuerdos
lanzo una plegaria a tus ojos,
y espero sentirlos
como lenguas de fuego sobre mí.
Entonces apareces en una visión
y todo cobra sentido.