Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2012

Dormida

Pienso que ahora estarás dormida.
Soñando con mundos irreales,
viajando por cielos llenos de estrellas de caramelo
y un océano de colores esperándote abajo.

Dormida,
en medio de incontables sitios fantásticos,
viviendo aventuras increíbles
con un sinfín de criaturas asombrosas.

Igual solo puedo imaginarte dormida,
con una sonrisa dibujada en tu rostro
y con tu cabello esparcido por la almohada,
como un fragmento de noche que se estrelló en medio del instante.

Dormida, soñando con el futuro,
con la esperanza...
Yo aquí sigo despierto sin saber en qué soñar,
pero pensando en ti.
Dulces sueños.

Una Revolución

Quiero una revolución
con lápices en vez de lanzas,
con bolitas de papel en vez de balas,
con sonrisas en vez de llanto,
con carcajadas en vez de lágrimas.

Quiero una revolución
donde todo pensamiento sea respetado,
sin patrias ni dioses ni banderas
y con todas por igual.

Quiero una revolución
donde el otro exista y sea igual,
sin importar a qué dedica su vida, su fe y su esperanza.
Donde seamos conscientes de que, al final,
solo nos tenemos a nosotros mismos para seguir adelante.

Quiero una revolución donde tú estés a mi lado
y donde los dos nos ayudemos a ser mejores.
Donde tus sueños y los míos sean posibles
y donde todos miremos alegremente al futuro.


Espectro

Eres un recuerdo que se esconde entre los pliegues del pasado,
huyendo, como si temiera ser alcanzado.
Escondiéndose, como si no quisiera ser encontrado.

Un recuerdo... Tu rostro, tus ojos, tu cabello.
Tu imagen vista a través del agua del pozo del ayer
donde todo se distorsiona, se confunde.

Quisiera recordarte completamente,
quisiera revivir nuestros momentos juntos,
el viento jugueteando con tu pelo,
la luna reflejada en tus ojos.

Eres un recuerdo, el reflejo a través de un espejo opaco,
eres un espectro que sigue vagando por mi mente.
Tanto tiempo sin verte, sin estar frente a frente,
sin contemplar tu sonrisa.
Tanto tiempo sin sentir que sigues existiendo.

Quisiera verte pronto
pero tendré que conformarme con el espectro que habita entre los pliegues del pasado.

A Mateo

Allí estuviste,
esperando tu momento para acompañarnos...
Nos hiciste esperar mucho,
nos hiciste pensarte durante muchas noches
y extrañarte en los días fríos
y soñarte en los días cálidos.

De repente apareciste
e iluminaste aquel octubre en nuestras vidas.
Un día, nuestras ilusiones se materializaron
y apareciste tú.
Nuestras oraciones se hicieron carne,
nuestros anhelos se volvieron sonrisas...
Tus sonrisas.

Los colores tomaron un nuevo significado,
los días, los meses, las noches.
Todo fue distinto cuando apareciste,
como el génesis de un sueño.

En un instante, lo frágil nos hizo fuertes y la grandeza del universo tuvo un nombre... Mateo.


A través de la lluvia

A través de la lluvia pude ver una silueta,
un recuerdo de ayer, cuando caminábamos bajo la lluvia.
Tus cabellos mojados y tu sonrisa,
aquel faro en medio de aquella tarde opaca,
aquel brillo en medio del gris.

No importaba nada,
la lluvia nos cubría, nos empapaba.
Y dejábamos que el momento nos invadiera, nos inundara.
Un instante, como una gota de lluvia.

Llueve de nuevo, pero estoy solo.
El gris lo cubre todo,
como si unos muros cubrieran el cielo.
Solo, en medio de la lluvia.
Solo, como un arcoiris tiritando en la noche,
los sueños convertidos en nubes negras
y las ilusiones en relámpagos agitados por el viento.

Solo queda el frío
y la muerte envuelta en su capa de nubes negras.