Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2015

Entre tu piel y mi piel

Si las palabras no encienden,
no son lo suficientemente seductoras.
Si las miradas no acarician,
no están siendo tan dicientes.

Entre las pieles, los deseos no se improvisan,
solo se sienten, se recorren.
Una alquimia perfecta entre tu miel y mi saliva,
sueños expuestos en tu geografía y mis palabras.

Fragmentos de lirios convertidos en deseo.
cabellos enredados en mis dedos,
perfumes embriagando voluntades,
deseos poseyendo nuestros cuerpos.

Una última explosión, un epílogo.
Gritos, sudor, esplendor.
Caricias, el diluvio finaliza,
y ahora sólo existimos entre tu piel y mi piel.

Teme

Teme,
teme por tu alma.
Eso que dijeron que tenías dentro.
Eso con lo que sentías,
con lo que podrías condenarte a una eternidad.

Una eternidad en el fuego,
una eternidad en la oscuridad.
Que si luego resulta que no hay nada dentro,
que solo es un deseo de trascender,
de vivir eternamente,
no pierdes nada.
Porque tu alma, eso que temes que sufra,
eso que deseas que sea feliz por siempre,
no habría existido.

Por eso teme a las cosas que haces
que aquellos que te dicen que no las hagas
esperas que no las hagan,
y que al final
esperas que aquellos que las hacen
se quemen en el infierno,
vivan en una eterna oscuridad.

Teme, mi amigo
a lo diferente.