Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2015

Sórdido

Camino entre el humo y los vapores,
entre los alientos cercanos,
en el erotismo del momento,
entre aquel oscilante deseo.
Florece la memoria en un segundo:
aquellos aires con aroma a recuerdos,
aquel minuto visto entre la niebla.
Sueños hilados entre los ires del destino,
tejidos con las agujas de un reloj mudo.

El futuro como un océano profundo
cuyas aguas embisten o acarician
en su oleaje de obvia incertidumbre.
Ya no hay más sueños cuando solo flotas,
cuando solo habitas entre las aguas de la inconsciencia,
entre un brindis tras otro y otro más,
entre miradas sórdidas en medio de una ruleta,
entre extrañas distorsiones de lo visto y lo no visto
y un suspiro que rebota entre recuerdos
y se escapa entre las paredes muertas de la conciencia.

A Martín

Pequeña luz,
semilla de ángel.
Cristal frágil sobre la arena
que será el más fuerte diamante.

Bajo las manecillas creces,
tus manos cada vez más en alto.
Espero que alcances las estrellas
y todo lo que desees y anhelas.

Tus ojos son un faro,
me ayudan a recordar la meta,
me retornan al camino,
a mis nuevos sueños,
iluminan mi senda.

Con cada paso existes,
con cada momento aprendes,
con cada tropiezo avanzas,
con cada sueño eres.

Martín: bajo mi sombra creces,
bajo tu sombra sueño.